Para citas llame al (02) 226 89 65 / 226 82 81
Centro de Otorrinolaringología

Estamos especializados en diagnóstico y tratamiento de oídos, nariz, garganta y cirugías faciales.

Cirugía del Oído

El estribo, siendo el hueso mas pequeño del cuerpo humano, tiene un papel extremadamente importante. Toma su nombre de su forma, similar al estribo del caballo. El estribo, situado en el oído medio, es un hueso que vibra en respuesta a los sonidos transmitidos por el tímpano y que transmite las vibraciones sonoras al oído interno.

La otoesclerosis es una enfermedad ósea del oído, frecuente en el adulto joven. La otoesclerosis provoca un crecimiento anormal del hueso, lo mas frecuente en la entrada del oído interno, y puede fijar al estribo, lo que provoca una perdida progresiva de la audición, y que antes se creía que era permanente. La fijación del estribo es un problema puramente mecánico.

En ciertos casos, la otoesclerosis puede invadir el oído interno y provocar una perdida de la audición irreversible.
Es en el oído interno donde se transforma la energía mecánica de sonidos e impulsos nerviosos, trasmitidas al cerebro por el nervio auditivo.

La otoesclerosis afecta a 1% de la población. En La mayoría de casos, la otoesclerosis se manifiesta por una perdida progresiva y bilateral de la audición entre 20 a 40 años. La otoesclerosis sobreviene lo mas frecuente en personas de raza blanca, en Europa, Medio Oriente, India, América.

El embarazo parece que acelera el curso de la enfermedad, sin que se lo pueda afirmar con certeza. La enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres en iguales proporciones.

Existe una predisposición genética, pero la causa desencadenante de la enfermedad es aun un misterio, aunque algunas hipótesis están siendo estudiadas.

El tratamiento de elección es una operación llamada estapedectomia (o estapedotomia). Esta operación a permitido a los especialistas corregir esta sordera hereditaria con éxito desde hace unos 50 años. La operación consiste en remplazar el estribo por una prótesis, y en restablecer la continuidad mecánica entre el tímpano y el oído interno.

Tratamientos y Cirugía - Cirugía de la Sordera

Tratamientos y Cirugía - Cirugía de la Sordera

Nosotros realizamos esta operación con un microscopio de alta resolución, a través de un pequeño embudo, situado en el conducto auditivo, y llamado especulo. Se decola el tímpano de su inserción del conducto auditivo, en su mitad posterior de su circunferencia.

La parte decolada es replegada sobre la parte aun fija al hueso. De este modo, se abre el oído medio, lo que permite ver los huecesillos con el microscopio, y comprobar su movilidad. Después de que se comprueba la fijación del estribo, se secciona los arcos del estribo, y se lo retira. Luego se realiza un orificio en la platina del estribo con una microfresa, cuya característica es de ser silenciosa para evitar un trauma acústico.

El diámetro del orificio, así como la distancia con el yunque (que es el hueso que contacta con el estribo) son medidas. Un estribo artificial, es decir una prótesis prefabricada de platino, parcialmente cubierta de teflón, es escogida en función de las medidas, y colocada en el pequeño orificio, y unida al yunque, De este modo se restablece la continuidad de transmisión del sonido del tímpano al oído interno.

Tratamientos y Cirugía - Cirugía de la Sordera

La operación dura en general 1 hora (a veces menos) y se hace bajo anestesia local o general. En el caso de anestesia local, un anestesista esta siempre presente, listo a dar tranquilizantes o listo para dormir completamente el paciente en caso de disconfort. Es por eso que se realiza una cita con el anestesiólogo antes de la cirugía.

Hace algunos años, en el postoperatorio se necesitaba una estadía de 2 a 3 días en el hospital. Actualmente, con las mejoras de la técnica quirúrgica, de los equipos, de la anestesia, muchos pacientes pueden regresar a su casa al día siguiente, o el mismo día de la cirugía. Algunos sienten una sensación de desequilibrio durante los días siguientes luego de la cirugía. Es por lo tanto recomendado guardar reposo por 1 a 2 semanas luego de la cirugía. También se recomienda no sonarse por 1 semana para no interferir en la cicatrización del tímpano por un aumento brusco de la presión en el oído.

En la mayoría de casos, la estapedectomia restablece una audición normal o casi normal. En nuestra experiencia se obtiene un 90 % de casos con éxito, pero hay siempre un riesgo del 1% en que se altere la función auditiva del oído interno, con la perdida completa de la audición. Se trata de un riesgo que los pacientes lo toman en general. Por lo tanto, cuando la audición del otro oído esta muy alterada como para beneficiarse de una prótesis acústica, es un riesgo considerado como muy importante, y la preferencia se la da a una prótesis acústica, aunque no pueda dar una audición como lo da una estapedectomia.

En relación a otras intervenciones quirúrgicas, la estapedectomia es una operación donde los resultados pueden ser considerados, en conjunto, como excelentes y también a largo plazo.

Las complicaciones son raras. A parte de la perdida de la función auditiva del oído interno, mencionado arriba, 10% necesitan de una revisión posterior algunos meses después o algunos años después por un problema mecánico.

Algunos pacientes se quejan de una alteración del gusto en la mitad de la lengua durante algunas semanas o algunos meses, esta alteración se corrige espontáneamente.

Otra complicación rara, pero cuyas consecuencias pueden ser importantes, es la parálisis facial consecutiva a una lesión del nervio facial cuyo trayecto (muy variable de un individuo a otro) puede ser anormal. Puede ocurrir que el nervio facial, normalmente situado dentro de un canal óseo (como un conducto eléctrico dentro de la pared de un departamento) este descubierto y literalmente atravesando el estribo. La experiencia del microcirujano es entonces esencial para evitar una lesión del nervio, con secuelas que puedan ser definitivas.

A pesar de estas complicaciones posibles, la operación de estapedectomia, siempre que sea realizada por un cirujano de experiencia, puede ser considerada como muy segura y de buen pronostico.